Las claves para construir la nueva normalidad

Por Teresa Morales

Directora Soluciones HCM Softland

Todos nos estamos haciendo la misma pregunta. Parece que estamos en un concurso de palabras o acertijos, donde el acierto es jugarse pasar a la siguiente ronda, vital para la supervivencia.

¿Cómo saber el camino correcto? Si nunca hemos vivido esta situación, ni siquiera parecida, todos nos estamos preguntando cómo va a ser el retorno laboral. Los cambios en los negocios, en los clientes y consumidores post pandemia será inevitables.

Urge que los emprendedores, las empresas y los empleados trabajen para adaptarse y se transformen hacia el escenario comúnmente conocido como «la nueva normalidad”. Lo primero es invitaros a esta reflexión: ¿Hacia dónde miramos?

Hablamos de frente al futuro, mirando al pasado, como el señor que vemos en la foto. Vivimos de vuelta a la vida, obsesionados por caminar, pero condicionados por el pasado que hemos recorrido, por nuestros sesgos, juicios y vivencias, buenas y malas.

¿Por qué lo hacemos? ¿Por qué vivimos en el pasado? Quizás porque es más cómodo, es más certero. Hemos estado allí antes y sabemos que va a suceder.

¿Qué nos aporta el presente o por qué nos da miedo? Será porque no lo controlamos y cambia continuamente.

¿Y el Futuro? Es incomodo e incierto y no tenemos referencias donde apoyarnos.

Estamos en un momento en que decimos que la tecnología se desarrolla de manera exponencial, pero estar mirando hacia el pasado hace que el futuro nos agarre cada vez más fuerte y por sorpresa.

El futuro no se repite de la misma manera en la que se vivió en el pasado, pero sí se repiten algunos patrones. Eso es lo que tenemos que descubrir y aprender, hay que buscar las pistas (indicios y la información) para actuar y tomar decisiones.

Algunas claves para transformase y construir la nueva normalidad:

  1. Vivir en la consciencia, en el presente y enfocarte en lo positivo.

El ser humano no es una víctima de sus consecuencias y tenemos el poder de crear nuestra propia realidad. Y es más que una actitud, neurológicamente está demostrado que nuestro cerebro esta preparado para estas situaciones.

Para eso hay que dejar de enfocarse en el TENER (cosas materiales) Y pasar al SER (al ser valiente, compasivo, astuto, creativo, atrevido). ¡Soñar en grande!

Te recomiendo este video del Dr. Mario Alonso Puig. ¡Tómate un respiro! Mindfulness.  

2. Lo único constante en la vida es el cambio

¡Debemos aprenderlo ya! Vamos tarde si estamos pensado ahora sobre ello y estamos frustrados queriendo recuperar algo que ya perdimos.

Trabajar en esta competencia, adquirirla e incorporarla en nuestros hábitos y nuestro modus operandi, especialmente como una variable para la toma de decisión empresarial.

8 paso para impulsar el cambio y que la gente te siga:

  • Generar de una necesidad real
  • Buscar los recursos necesarios
  • Implicar a personas clave de la organización
  • Comunicar lo que no va a cambiar
  • Eliminar las barreras
  • Crear metas a corto plazo
  • Mantener la energía con picos de intensidad
  • Instaura la nueva normalidad

3. La distancia social

Construir cómo va a ser la nueva configuración de las relaciones profesionales también será labor de las áreas de RRHH. Trabajar en la humanización de la distancia social, dejemos de lado la distancia física para hablar de distancia social.

Establecer los protocolos de reincorporación de la empresa, hay que dejar claro, escribirlo e informar a todos los colaboradores de cuál va a ser el funcionamiento dentro y fuera de la empresa y en los diferentes puestos de trabajo.

Las empresas que quieran recuperar cuanto antes su actividad va a tener que resolver preguntas como: ¿Cuáles son las medidas de seguridad por puesto de trabajo? ¿Cómo van a ser las reuniones? ¿Como va a ser la distribución en las oficinas? ¿Cómo vamos a trabajar en equipo? ¿Qué sucederá con el uso de los espacios compartidos?

Un estudio realizado por Smart Workplace nos comparte cómo serán las sedes sociales:

  1. De una ocupación del 70% al 80% actual pasará al 50 o 40% como consecuencia de una consolidación del modelo de trabajo flexible y el teletrabajo.
  2. De dimensionar con base en los m2 por empleado a m2 por ocupante y actividad.
  3. De la sede corporativa como lugar/trabajo a la sede como parte de un ecosistema de “Distributed Work” trabajo como actividad.
  4. De la sede como lugar para realizar las tareas a la sede como lugar de socialización, aprendizaje y colaboración.
  5. De la sede como “granja de pollos” a la sede reflejo de la cultura y los valores de la organización.
  6. Fin del espacio en propiedad.
  7. De la oficina con papeles a la oficina sin papeles. Higiene, confidencialidad y sostenibilidad.

 

Artículos relacionados

Ofisis, una marca Softland, lanza el CRM del futuro

Ofisis, una marca Softland, presenta la nueva solución Ofisis CRM que permitirá a las áreas comerciales de las compañías agilizar los procesos de prospección, seguimiento y cierre de ventas con una solución ágil, sencilla e…
contáctanos
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp